Artículos

Reportajes extensos sobre todo aquello relacionado con nuestras computadoras.

DGT Centaur, el misterio del aprendizaje adaptativo.

xalons
Author: xalons
Redactor de la web y administrador/moderador del foro.

DGT1

En mayo de 2019 salió a la venta la computadora de ajedrez DGT CENTAUR. Desde hacía meses ya se hablaba en foros de la nueva máquina y las noticias, vídeos e imágenes, servían para especular con esta computadora así como con que la prestigiosa DGT entraba en el renacido mercado de las máquinas dedicadas de ajedrez.

Después de que han pasado unos meses desde la comercialización, ya hay opiniones disponibles de sus compradores y, aunque en ChessCC no hemos podido probarla de primera mano, tenemos suficiente material para intentar hacer esta reseña.

Centaur se presenta como un tablero de plástico, ligero y plano, con medidas de 40x44,5 cm (40x40 de superficie de juego), pantalla de tinta electrónica y batería recargable incorporada, lo que permite su carga y uso posterior sin depender del adaptador de corriente.

 

DGT3

Aparte de la pantalla, llaman la atención los anillos luminosos que aparecen en las casillas de la superficie de juego para indicar los movimientos. No hay que presionar las casillas, sino que su tecnología reconoce los movimientos de las piezas. Siguiendo con el aspecto, también destaca la parte trasera del tablero abierta con un diseño vanguardista. Tampoco quiero obviar que las piezas son de plástico pero con un peso mayor de lo habitual así como que no hay ni números ni letras en las columnas y filas de la computadora.

DGT ha promocionado el Centaur como el compañero ideal de juego. En ese camino y siguiendo con sus características físicas, es un producto que por peso, poco grosor y la independencia de la batería, se perfila como una máquina para transportar sin depender de enchufes ni estar limitados por la aparatosidad del volumen pero manteniendo un tamaño considerable como para llamarla portátil. Lo negativo es que si se buscaba que fuera portable deberían haber incluido algo que brilla por su ausencia: maletín y bolsa para las piezas que facilitara el transporte.

Lo cierto es que ese adjetivo de compañero “ideal” de juego que resalta DGT, no incluye únicamente esa supuesta portabilidad, sino que lo más importante es la concepción de manera de jugar que tiene la computadora. Aquí tenemos la parte revolucionaria de la máquina, el riesgo de DGT y la inevitable polémica por ser un producto diferente a lo habitual en el mercado.

Los aficionados a las computadoras de ajedrez estamos acostumbrados a que una máquina de cierto nivel, tenga múltiples opciones de configuración: niveles de torneo, blitz, análisis, principiantes; libros de aperturas para elegir o desactivar; permanent brain, profundidad de cálculo, diferentes modos de juego, etc.

DGT2

DGT no ofrece nada de esto. El panel de control se compone de seis teclas que permiten elegir varios menús. Para escoger el nivel solamente hay dos elecciones disponibles.

-Modo de juego: Amigable, Exigente y Experto

-Tiempo de juego: de 2 minutos a 90 (off, 2,5,10,20,30,45,60 y 90 son las opciones)

El resto de menús son para elegir entre blancas, negras o sin participación de la computadora en el juego, configurar una posición, pantalla, sonido, luz e idioma de los menús. Pero es que además esta máquina no almacena la partida para poder revisarla posteriormente ni tampoco incluye ningún tipo de conectividad al exterior, ni Bluetooth, ni Wifi, ni USB ni nada que se le parezca.

Entonces, ¿cómo funciona esto?

Fácil está claro que es. Enciendes la computadora, escoges el modo de juego (entre los tres únicos disponibles), pones tiempo si quieres jugar con tiempo y empiezas a jugar. ¿Dónde está la innovación del DGT Centaur?

Antes de entrar en esa importante cuestión, vamos a volver a pensar lo que ha pretendido DGT. Centaur es una máquina para el jugador de ajedrez que no quiere (o no necesita) más que un rival electrónico con el que jugar. Así de simple. No admite todas esas opciones a los que los aficionados al ajedrez computerizado estamos acostumbrados porque este producto va enfocado en otra perspectiva. Encender la máquina y jugar. Era inevitable que después de tanta expectación hayan tenido que explicar como funciona la forma de jugar de la máquina.

El llamado aprendizaje adaptativo, el misterio que se menciona en el título de este artículo es el quid de la cuestión. Centaur tiene en su interior el motor Stockfish programado para adaptarse al juego del usuario. Ajusta su juego al rival humano durante la partida y de partida en partida. Voy a dejar claro antes de seguir que toda esta teoría del juego adaptativo de Centaur viene de la explicación en diferentes foros de personas cercanas a DGT. No es mi opinión ni fruto de mi experiencia personal, solamente es lo que cuentan quienes venden esta máquina.

La idea se basa en que el movimiento jugado por el humano se compara con una lista de movimientos valorados por el motor de juego. Por lo tanto, evalúa todos y cada uno de los movimientos del jugador para adaptarse a su nivel y buscar líneas de juego en las que las opciones tácticas y estratégicas correspondan al nivel de habilidad del jugador. Si jugamos el mejor movimiento de la lista, nos evalúa como mejor jugador que si hacemos el tercer movimiento de esa lista y esa evaluación se hace jugada a jugada. Todo ello con matices, es decir, con diferentes algoritmos de programación. Más misterio todavía.

La computadora guarda los datos sobre qué aperturas se han jugado, cuándo el jugador se ha salido del libro o cómo le fue con esa apertura. Se adapta durante el juego porque está evaluando cada uno de los movimientos del jugador y además tiene en su memoria como ha jugado anteriormente en otras partidas. Datos que también utiliza.

DGT6

Aquí no hay cálculo ELO ni nada por el estilo, solamente unos algoritmos que se van adaptando al juego actual (y también de partidas anteriores) del usuario de la computadora. Pero es que dicen que esa adaptación es rápida y cambia si la máquina es usada por un jugador distinto al que “la máquina se ha adaptado anteriormente”. Suena bien pero también suena extraño. Lo cierto es que suena innovador. Sin olvidar que siempre podemos utilizar la opción (esta sí que existe) de restablecer la computadora a sus valores de fábrica.

Estamos acostumbrados a computadoras de ajedrez con un determinado software de un programador concreto y que se sabe que juega con su propio estilo pero que podemos modificar con diferentes opciones de configuración. Cada máquina tiene una fuerza de juego y las enfrentamos para saber su ELO, su potencia de juego. Aquí no hay nada de eso.

Centaur se adapta al jugador por lo que éste tendrá opciones de ganarle pero también puede perder aunque insisten en que habrá tenido esas opciones de victoria. Esa es la teoría. Jugar con Centaur y como se adapta al jugador pues será un rival más o menos igual a él. Lo cierto es que esa manera de jugar se nota desde el principio. Son muchos usuarios los que han contado su experiencia con Centaur desde que la compraron. Hay críticas pero hay más usuarios contentos que descontentos con lo que han comprado.

Llama la atención que al jugar contra ella no se sepa si está dentro del libro de aperturas (algo muy reconocible en otras computadoras ya que al seguir dentro del libro hace su jugada al instante) y esto no se sabe porque siempre tarda unos 10 segundos en hacer su movimiento. Por lo tanto, no hay jugadas instantáneas así que no hay pistas para saber si ha salido o no del libro. Tampoco hay jugadas instáneas durante el resto de la partida, no podemos decir que la computadora ha hecho el movimiento que tenía pensado ya que lo piensa cada vez que es su turno en ese tiempo de análisis y no usa nuestro tiempo de juego para pensar su siguiente jugada. Solamente sabemos que ella ha jugado y ahora nos toca a nosotros.

Centaur derrumba conceptos que tenemos establecidos cuando evaluamos a una computadora de ajedrez: el tamaño de su libro de aperturas o si tiene tablas hash, aquí da un poco igual. Desde DGT dicen que sí, que claro que tiene libro de aperturas y que claro que tiene tablas hash pero ¿qué más da? Juega y Centaur buscará en su lista de posibles jugadas cual ha sido tu elección para adaptarse a tu juego, si juegas mejor ella lo hará mejor y si lo haces mal puede que ella también. Diviértete jugando e intenta ganar. DGT tiene clara su cantinela. Fomenta el misterio y nos despierta la curiosidad.

No tiene conexiones, no guarda la partida para revisarla, no hay múltiples y diferentes niveles configurables, no hay información en la pantalla, no piensa durante el tiempo del oponente (solamente esos 10 segundos mencionados cada vez que le toca jugar), no se puede saber mucho más que probarla y ver si nos convence. Está claro que sin probarla no podemos dar una opinión objetiva pero en teoría es interesante lo que ofrece. ¿A quién no le gusta descubrir misterios?

Antes de acabar este articulo voy a ir enumerando sus características técnicas: microprocesador Raspberry Pi Zero 1Ghz, 512 MB de RAM, batería de 2600 mAh, pantalla e-paper y motor Stockish 9. El precio es de 349 euros y parece ser que está siendo un éxito de ventas.

DGT5

Ya se habla de un sucesor, una nueva computadora con esta filosofía del juego adaptativo pero con más opciones de configuración y de información de su juego. Además en un tablero de madera. Algo que convenza al jugador ocasional pero también al coleccionista y aficionado a las computadoras de ajedrez. Claro que hasta que eso no se haga realidad, solamente entra dentro del mundo de la rumorología.

Dejando el misterio aparte, Centaur tiene muchas cosas que un usuario de computadoras de ajedrez veterano en la afición, diría que le faltan: no sirve para enfrentarla a otras computadoras o motores ya que se adaptará a su juego y ganará o perderá partidas pero no nos servirán para evaluar su ELO; no juega a su máxima potencia (tiene tres niveles de potencia pero siempre se adapta al jugador); no nos deja guardar la partida para revisarla después (podemos apuntarla y hacerlo nosotros por otro lado); no se actualiza, no se conecta, no es modular. Está claro que Centaur es diferente. Tal vez eso sea lo importante. Hay una nueva computadora de ajedrez en el mercado con una filosofía de juego distinta e innovadora y eso tiene que ser motivo de alegría para los que hacemos y leemos ChessCC. 

© Chess Computer Coleccionistas (2019)