Artículos

Reportajes extensos sobre todo aquello relacionado con nuestras computadoras.

Reflexiones sobre "el hombre contra la máquina en el ajedrez"

Astron
Author: Astron
Usuario y colaborador de la web.

hombre máquina1

El ajedrez es un juego de combinaciones, un juego donde el azar no tiene cabida (o casi), muy "matemático", o "informático", de ahí la irrupción de máquinas y programas capaces de jugar con una destreza increíble.

Estos programas tienen más memoria y mayor capacidad de análisis que la mayoría de las personas, pero sobre todo tienen una enorme velocidad de "pensamiento", y en este caso, mayor que la de cualquier ser humano. Y como el tiempo forma parte de las reglas de este juego, la velocidad es crucial y podríamos decir que la máquina es invencible frente al hombre.

Me remito a mi artículo, publicado aquí en Chesscc, ¿Entendemos bien los datos técnicos de nuestra computadora de ajedrez?, donde vemos como una de estas máquinas, de las más sencillas, es capaz de analizar más de 8.000 posiciones de ajedrez por segundo. No digamos los programas que podemos utilizar en nuestro PC, con unos motores (Fritz, Rybka, Shredder, Hiarcs, Robbolito, Komodo, etc.) que utilizando los potentes procesadores que hoy tienen nuestros ordenadores, pueden analizar más de 100.000 posiciones por segundo y disponer de unas enormes tablas Hash, con las que optimizan esos análisis, evitando analizar posiciones innecesarias, y así ganar aún más tiempo para analizar todavía más posiciones en el mismo tiempo.

Además hay otro hándicap negativo para las personas: las emociones. La presión les puede afectar, el nerviosismo, cualquier estado de ánimo adverso, etc. Las máquinas no tienen emociones. Pero dejemos de lado esta variante, a pesar de que, aunque un Gran Maestro debe estar preparado y ser capaz de superar estas situaciones, no así la mayoría de los mortales.

Pero no, la máquina no es del todo invencible frente al hombre, ya lo demostró Kasparov frente a Deep Blue, y no sólo por sus victorias, sino por todas las partidas que quedaron en tablas, y a pesar de sus derrotas. Hacerle tablas a una de estas computadoras es realmente una gran victoria. Y ¿cómo puede ser eso?  Solo hay una forma: habría que encontrar algo que sea capaz de competir con esa velocidad de análisis, algo que pueda ser tan efectivo como el análisis de 100.000 posiciones por segundo. No hay otra... o se consigue eso, o nada.

hombre máquina2

¿Por qué un Gran Maestro de ajedrez puede poner en apuros a una todopoderosa máquina que juega con su máximo potencial, e incluso ganarle? Sin lugar a dudas la velocidad de pensamiento de cualquier Gran Maestro es muy inferior a la de las máquinas a las que se enfrenta, ya hemos visto antes los números. Incluso si dejáramos a un lado el tiempo, ningún ser humano puede llegar tan lejos en la profundidad de búsqueda del número de posiciones a analizar cuando le toca mover, como lo haría una máquina. Si acaso 8 o 9, o como mucho las 15 a las que llega Kasparov. Lejos de las que puede profundizar una máquina. Entonces ¿dónde está la clave?

Para empezar tenemos aquí en Chesscc un excelente artículo de Xalons: "10 maneras de debilitar la potencia de la computadora de ajedrez", donde ya tenemos claves para conseguirlo. Si no fuera por esos detalles, jugar contra una máquina no tendría sentido ni aliciente para casi nadie. Como dice el enunciado de ese artículo, es necesario debilitar a la máquina, para así acercarla a nuestro nivel. Por eso todos esos programas llevan distintas configuraciones y niveles para conseguirlo y así igualarla en mayor o menor medida al nivel de juego de cada uno.

Eso nos vendrá muy bien a cualquiera de nosotros, pero cuando a un Gran Maestro de ajedrez lo enfrentan a uno de estos programas, éstos juegan con toda su potencia y velocidad, aquí no hay concesiones. Entonces hace falta algo más. Algo que no pueda tener una máquina (para evitar que le fuera implementado y volviéramos al punto de partida).

La intuición. La intuición se define como “la habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera inmediata, sin la intervención de la razón”. ¿Os dais cuenta?... de manera inmediata podemos hacer algo para lo que la máquina necesitaría, por ejemplo, analizar 20.000 posiciones.

La intuición la aplica el hombre en muchos campos de la vida, y uno de ellos puede ser, y de hecho es, el ajedrez. Evidentemente la intuición es un proceso mental que requiere una gran experiencia en el campo en el que la apliquemos. Por eso en el ajedrez es un arma solo al alcance de los más experimentados y sin lugar a dudas esa fue la clave de Kasparov, evidentemente sumada a su gran maestría y conocimiento del ajedrez, experiencia e inteligencia.  

Pero si somos un aficionado, aunque debilitemos la máquina o el programa configurándola con un nivel más o menos limitado para adecuarla al nuestro, los números antes mencionados seguirán siendo muy altos. Quiero decir con esto que todos los que jugamos contra cualquier computadora, en el fondo, usamos la intuición en muchas de nuestras jugadas, y solo así, aunque sea alguna vez y en un nivel bajo, hemos podido vencer o hacer tablas.

Afortunadamente la intuición no se puede programar.

Dicen los filósofos que la intuición es el alma que nos habla. 

© Chess Computer Coleccionistas (2019)