Artículos

Reportajes extensos sobre todo aquello relacionado con nuestras computadoras.

Como dejé de ser un coleccionista novato (de computadoras de ajedrez) - Capítulo 8. SALTO SIN PARACAÍDAS EN EL ABISMO DEL COLECCIONISMO.

xalons
Author: xalons
Redactor de la web y administrador/moderador del foro.

paracaidas

CAPÍTULO 8. SALTO SIN PARACAÍDAS EN EL ABISMO DEL COLECCIONISMO. 

Mis inicios en el universo de meca-web y su foro, fueron intensos. Me leí todo lo que encontré escrito en la web y en el foro, cogí apuntes garabateados en libretas, descubrí muchas cosas que desconocía, de otras me enteraba de la mitad de la media, pero día tras día, iba acumulando información sobre las computadoras dedicadas de ajedrez (¡vaya nombrecito!). Claro que mis ansías podían más que mi paciencia así que sin más mochila que unas pocas nociones, me dejé arrastrar por el abismo del coleccionismo cuando todavía no estaba preparado.

En el año 2017 mi hermano y yo, unidos por la ignorancia y la osadía, nos pusimos manos a la obra de comprar. Gracias a sitios como wallapop, ebay, todocolección, milanuncios o vibbo, intentamos hacernos con una pequeña colección. Nuestro lema: gastar poco y aprender a golpe de equivocarnos saltando al abismo sin paracaídas.

ORION2000

Compramos una mediocre Millennium Orion 2000 a una señora madrileña que se la regaló a su hijo y se quería deshacer de ella porque estaba de mudanza. Vaya decepción, pensábamos que podía estar bien pero era una computadora mala, pequeña, baratucha, en fin, ¡era una birria! La primera en la frente, no había duda.

Después una Saitek Chess Challenger a un chico, de oficio camionero, que nos la entregó con caja y manual después de bajarse del camión en la carretera dónde concretamos la cita. Nos alucinaba que todavía conservara la caja y el manual, que la vendiera tan barata y que la computadora fuera tan bonita. Una Saitek Team Mate nos la vendieron dos hermanos veinteañeros que se la quitaban del medio porque su padre ya no la quería y ellos preferían la PlayStation. “Esta no tiene display”, dije yo como quién destaca una obviedad en la que el otro no ha caído. Otra Novag Super Nova, modelo Aquamarine, se la compramos a un chico en Valencia que podía vender eso o una tostadora ya que no tenía ni idea del tema. Y seguimos con Novag, gracias al regalo de un amigo de la Aquamarine Risc II que él había dejado de usar y a nosotros nos venía de perlas.

VENTAS

Todas estas compras fueron quedando en persona con la gente y viendo la computadora antes de pagar el precio que nos pedían. La verdad es que daba igual que la viéramos porque mucha idea no teníamos. Pero, todavía en el 2017, nos hicimos con nuestra primera compra que nos mandaron por correo. La Fidelity Designer 2100 es la que inauguró esta nueva modalidad de compra para nosotros.  Su propietario quería vendérnosla con piezas de plomo por el doble de precio cuando a nosotros esas piezas no nos interesaban para nada. Teníamos una Fidelity, ¡eramos unos cracks!. Después la Saitek Turbo S-24k fue nuestra primera compra en el extranjero. Nos la vendieron desde Reino Unido. “¡Guau, ya estamos hasta comprando en el mercado internacional!”, fue nuestro resumen de la compra. Se nos ponían los pelos de punta de pensarlo y tuvimos que coger aire antes de seguir cayendo más y más en el abismo.

STOP, toca recapacitar. Asumir que soy un coleccionista novato de computadoras de ajedrez. Tener claro que lo mejor en estos casos es ser consciente de las limitaciones de cada uno y sobre todo, volver a buscar información que me sacara de mi escaso conocimiento del mundillo para conseguir ser menos novato. En esos meses me empapé con la lectura de las revistas ANACA que se convirtieron para mí en una fuente de sabiduría muy valiosa. Casi cada línea que leía me llevaba a descubrir más cosas, a literalmente flipar con lo que sabían los que escribían en sus páginas, a volver a Internet para ampliar conceptos, a visitar webs de otros países, a mirar fichas de computadoras, a que me salieran chiribitas en los ojos mirando las fotos de máquinas bellísimas que nunca iba a tener, a enterarme con alborozo de que habían salido al mercado nuevas computadoras de la marca Millennium. A dejarme aconsejar por usuarios veteranos de mecaforo que me decían que comprara computadoras con software de programadores distintos para tener diferentes estilos de juego. “Tela, diferentes estilos de juego” murmuraba yo mientras tomaba nota en mi libreta. Parecía que iba a hacer una tesis doctoral sobre el tema y no que estaba informándome sobre una afición.

Entonces decidí que cuando fuera a visitar a mi hermano a Valencia iríamos juntos a conocer el MECA o Museo Español de Computadoras de Ajedrez y la tienda Inforchess donde vendían la última maravilla que había sacado Millennium al mercado. La Millennium ChessGenius Exclusive. De madera, con reconocimiento de piezas y un programa de Richard Lang que decían que era la caña.

mecam

Todavía me rio de vergüenza cuando recuerdo que los dos hermanos fuimos juntos a ningún lado cuando nos dimos cuenta de que no existía el museo de marras, que MECA solo era la web donde su fundador había recopilado información sobre las máquinas dedicadas. No había nada que visitar. No había un museo físico como el que yo me imaginaba, con las computadoras expuestas en vitrinas y cartelitos con sus nombres.

inforchess

Casi igual de decepcionante fue ir a la tienda Inforchess. Ésta sí que existía pero era un vulgar piso de un barrio alejado del centro de la capital levantina, al que llamamos en el telefonillo, subimos las escaleras, entramos y donde, rodeados de trabajadores en sus mesas y atendiendo el teléfono y sus ordenadores, nos enseñaron una Millennium ChessGenius Exclusive que miramos de arriba abajo como el que mira sin probar un jamón de bellota. Vaya chasco comprobar que todo el tinglado de Inforchess era un piso y no había una tienda con su escaparate y sus estanterías llenas de computadoras a la venta.

En fin, ni MECA ni Inforchess eran lo que yo esperaba. “Hay que volver a Internet” le dije a mi hermano y añadí “¿Sabes?, todo lo que necesitamos está en la web. Las ventas de segunda mano, las nuevas computadoras y la información. Lástima que el foro de meca, solamente tenga los mensajes de los últimos años. Estaría bien que pudiéramos leer todo el foro desde el principio ya que hace un tiempo, había más afición y debe de estar lleno de mensajes interesantísimos.” Mi hermano se dejó querer…“Pues si te parece le escribimos al tal meca, le decimos que yo soy informático y que tal vez pueda recuperar el antiguo foro. No sé si nos contestará pero podemos intentarlo”. Con una sonrisa, le insistí diciéndo “¿En serio?, ¿tú harías eso por mí?”

Esta conversación entre hermanos fue el preludio de mi graduación en el primer curso de dejar de ser un novato en el coleccionismo (de computadoras de ajedrez). Continuará…

© Chess Computer Coleccionistas (2019)