Artículos

Reportajes extensos sobre todo aquello relacionado con nuestras computadoras.

Como dejé de ser un coleccionista novato (de computadoras de ajedrez) - Capítulo 7. SE NOS GASTÓ EL AMOR DE TANTO USARLO Y VIAJAMOS A UN UNIVERSO PARALELO

xalons
Author: xalons
Redactor de la web y administrador/moderador del foro.

universos paralelos

CAPÍTULO 7. SE NOS GASTÓ EL AMOR DE TANTO USARLO Y VIAJAMOS A UN UNIVERSO PARALELO

Pasaron los años, muchos años, más de 15, y mi amor con la Novag Super Nova se fue apagando. Es verdad que la usé mucho, jugué infinidad de partidas con ella pero como suele pasar en las relaciones muy largas, se nos gastó el amor de tanto usarlo.

Mi vida se definía en cambios: traslados de lugar de trabajo, mudanzas de casa, rupturas de pareja y siempre, pasara lo que pasara, Super Nova venía conmigo. Pero un día, no me explico todavía como pasó, la miré fijamente, dejé de disimular y le dije con sinceridad (como si ella pudiera escucharme), que nuestra relación había terminado. Habíamos perdido la llama del principio y lo nuestro se había convertido en pura rutina. 

Ese día entré en Internet con la clarísima idea de desprenderme de ella. Busqué como venderla a un precio razonable y acabé entrando en un foro donde hablaban de  aparatos electrónicos y allí con todo mi dolor, anuncié su venta. Claro que ¡como iba a imaginar yo que una computadora que me había costado 50.000 pesetas (300 euros actuales) solamente se cotizaba en unos 30 eurillos! Mi Super Nova había perdido un 90% de su valor y eso sí que no lo podía consentir. Definitivamente decidí no venderla y tal vez ese fue el paso más importante que di en mi vida para empezar a ser un coleccionista novato de computadoras de ajedrez.

meca

La cosa es que me picó la curiosidad y empecé a investigar porque mi computadora tenía un valor tan ridículo. Navega que navega, acabé en una playa concurrida de nombre mecaforo donde por mis primeras impresiones, me di cuenta de que había gente muy experta en el tema de las computadoras de ajedrez.

Es que ni siquiera se llamaban computadoras de ajedrez, resulta que su nombre para los expertos era el de “computadoras de ajedrez dedicadas”. Volví a mirar a mi Super Nova y con una sonrisa le comenté: “Fíjate, y tú y yo sin saberlo”. Vale, ella no se enteró de nada pero se lo tenía que comentar.

dedicadas

Allí, en ese extraño lugar, los foreros hablaban y hablaban de computadoras dedicadas como quién habla de cualquier tema que domine: deportes, cocina, viajes o literatura. Me enteré de muchísimas cosas, volví a leer esos nombres míticos de Novag y Mephisto; al igual que conocí por primera vez otras marcas de computadoras como Saitek, Fidelity, SciSys; y me quedé alucinado con que los mecaforeros se sabían hasta los nombres de los programadores: David Kittinger, Frans Morsch, Ed Schröder,….¡Wow!, mi cabeza daba vueltas ante tanta información. ¿Cómo era posible que yo nunca me hubiera enterado de todo eso?

universos paralelos ejemplos 2

Y es que la vida está llena de universos paralelos. Si vives en uno o en varios de ellos, te estás perdiendo millones de otros. A mí me había pasado eso, ni me imaginaba que existía un puñado de aficionados a las computad..perdón, a las máquinas dedicadas de ajedrez, que jugaban con ellas todavía, organizaban torneos, las analizaban, las amaban y lo más importante: las seguían comprando y vendiendo. Confieso que era un universo paralelo que me atrajo muchísimo desde mi primer contacto.

Entonces todo cambió en mi corazoncito de ajedrecista. Yo quería saber tanto como ellos, quería tener más máquinas dedicadas y no solo un único ejemplar y quería volver a revivir la llama del amor que sentí hace años por Super Nova. Sabía que podía volver a enamorarme de otra computadora (o de muchas porque, por ejemplo, a mí me gustan las chicas morenas, pelirrojas y rubias), sabía que tenía la oportunidad de descubrir todo lo que me había perdido referente a las máquinas de ajedrez, sabía que un mundo nuevo se abría ante mí. En mi ignorancia sabía muchas cosas que no sabía y es que la ignorancia es muy atrevida y yo no quería atreverme a lo bestia. 

Cogí el teléfono, llamé a mi hermano ajedrecista y cuando me contestó al otro lado de la línea, le dije con aire de suficiencia: "¿sabes?, ¡hay gente que todavía juega con las computadoras de ajedrez!, ¡un montón de aficionados que tienen máquinas como tu Saitek Pocket y mi Novag Super Nova y las siguen utilizando!, ¡hay un universo paralelo!, escucha…te voy a decir donde…"

Tendréis que esperar al próximo capítulo para enteraros de lo que pasó después de que finalizara esa llamada telefónica.

© Chess Computer Coleccionistas (2019)